Reseña de “Nos vemos allá arriba” de Pierre Lemaitre.

Este libro del gran autor francés Pierre Lemaitre, fue publicado en 2013 ganando el prestigioso Goncourt de dicho año. Perteneciente a la trilogía Los hijos del desastre, el autor nos introduce en una historia rebosante de originalidad a la par que sórdida donde los dos protagonistas, hijos de la guerra, ejercen como auténticos pícaros o supervivientes del gran desastre a partir del armisticio de 1918.

Los destinos de Albert Maillard y Édouard Péricourt se cruzan y unen tras un terrible suceso formando un extraño tándem para sobrevivir en el París miserable, y deprimente que deja miles de soldados sin medios para sobrevivir tras servir a la patria a la vez que quiere reconocer y agradecer la gloria de sus valientes.

Una vez más, Pierre Lemaitre nos describe un universo oscuro y despiadado donde esos personajes imperfectos que constituyen una característica en todas sus obras, reaccionan ante las adversidades con sus particulares pasiones y dilemas morales. Tanto héroes como antihéroes, sus vicisitudes y aventuras nos atrapan en una atmósfera de posguerra realista y vivaz.

En Nos vemos allá arriba Pierre Lemaitre nos deleita con su prosa directa, sus frases bien construidas, su uso de adjetivos y nombres precisos y nos envuelve con hechos y detalles que nos sumergen en el horror y la miseria. Y en esta apasionante y adictiva narración, no falla la fina ironía y sentido del humor de Pierre Lemaitre rayando con lo macabro.

Como todas sus obras, sus libros atrapan desde el primer renglón y solo cuando los terminamos, podemos respirar siempre pensando en su siguiente obra. Recomendable e incluso imprescindible en la literatura actual.

La trilogía continúa con Los colores del incendio y El espejo de nuestras penas.

“Las dos mitades de la manzana del mundo” de Ke Yang

Confucio dijo: “Sin estudiar poesía, uno no sabe hablar” y es cierto que la poesía china, siempre ha sido una disciplina símbolo de cultura y de una importancia increíble, reservada solo a los sabios y destinada a ser aprendida de memoria por el pueblo.

Para nosotros es altamente desconocida pues no hemos abierto lo ojos a su sin influencia que nos puede llevar incluso a Lorca.*

Este curso, el 21 de abril de 2021, se produjo la presentación del libro Las dos mitades del mundo del poeta Ke Yang en el salón de actos de la Facultad de Educación, organizado por el Instituto Confucio y la Universidad de Zaragoza.

Poco se sabe de este poeta y, en general, de la poesía china a pesar de su influencia en el pensamiento y en las imágenes visuales y aspectos conceptuales de corte oriental que , sin percatarnos de ello, triunfan hoy en día en redes sociales. No es necesario recordar al lector que los haikus están muy presentes así como la poesía sencilla pero conceptualmente rica y profunda.

Pero ¿Quién es Ke Yang? . Nació en la provincia de Guangxi, China, 1957 y es considerado como uno de lo grandes poetas chinos de la denominada “tercera generación”.

Durante la “Revolución cultural” hubo escritores que se rebelaron contra el gobierno chino que quiso controlara las masas a través de la cultura y en beneficio de su política. Sin embargo, aparecieron los denominados “poetas brumosos” pinyinMénglóng Shīrén, que reaccionaron contra esta medida. El movimiento se centró inicialmente en la revista Jintian (en chino今天pinyinJīntiān; literalmente «Hoy»), publicada desde 1978 hasta 1980, cuando fue prohibida. Después, tras el exilio de algunos poetas debido a los acontecimientos de la Plaza Tiananmén, la revista se editó en Suecia.

Según la información de

En 1984 surgió una corriente poética denominada “poetas de la tercera generación” o “la generación de los recién nacidos”, que llegó a su apogeo en 1986 con la Gran Exhibición Poética, un evento multitudinario con colectivos de todo el país y un carnaval de poesía de gran influencia en la poesía contemporánea china. Entre los poetas más destacados podemos mencionar a Yu Jian, Han Dong, Zhai Yongming, Yang Li, Ouyang Jianghe, Zhou Lunyou, Wang Jiaxin, Xi Chuan, Ge Mai, Luo Yihe, Li Yawei, Deng Xiang, Lü De’an, Hei Dachun, Meng Lang, etc. De esta “tercera generación”, un poeta emblemático es Hai Zi, un genio de la poesía y el poeta chino más citado a lo largo de un siglo, el cual generó un culto popular de idealismo, libertad y rebeldía. Su devenir desencadenado, sinceridad, simplismo y estilo trascendieron a la época y sirvieron de ejemplo para toda una generación de chinos, fueran poetas o no.

En la década de 1990, la poesía china vivió años de desánimo y posteriormente nacieron tendencias poéticas como “la escritura personal”, “la escritura intelectual”, entre otras. Al comenzar el siglo XXI, la poesía china volvió a resurgir con una corriente más llamada“poesía coloquial”, donde hubo una mayor libertad en la expresión y el lenguaje. Los poetas más conocidos son Yan Li, Yi Sha, Zhong Dao, Xu Jiang, Hou Ma, Tang Xin, Zhao Lihua, Wu Ang, Zhu Jian, Yin Lichuan, Ma Fei. Y por supuesto, Ke Yang, poeta y editor contemporáneo y vicepresidente de la Asociación de Escritores de Guangzhou. Sus poemas han sido traducidos l inglés, japonés, alemán y español, entre otros idiomas.

En este libro, podemos encontrar una antología de poemas de otras épocas, pero ante todo, un cántico a la naturaleza y un agudo sentido de la observación que llevan al autor a preguntas e imágenes sensoriales de todo tipo desde China hasta América del Norte.

Sin duda, sus poemas tienen esa magia oriental que describiendo una flor o un junco, son capaces de transmitir su idea y sensaciones de vida. Una literatura desconocida pero muy interesante.

*La evolución de las imágenes chinas en la poesía de Lorca ,Zhang, Yue 张悦

Entrevista a Amanda Plaza @demisletras

1º) Si buscases un verso o una frase que te definiera ¿cuál sería?

“Escribes poemas porque necesitas un lugar donde sea lo que no es” Alejandra Pizarnik

2º) ¿Cuándo comenzaste a sentir la llamada de la poesía?

Desde muy pequeña he sido consciente de que soy una especie de voz en off. Creo que los recuerdos que guardo de esa plena consciencia son de los 8 años. Justamente a esa edad una profesora nos obligaba a memorizar un poema a diario para recitar en voz alta ante la clase, ahí fue mi primer contacto con la poesía y el que marcaría toda una historia platónica con ella.

3º) ¿Cómo diste el paso a escribir y hacer públicos tus poemas?

A los 14 años empecé a subir algún texto a Fotolog, más tarde con Tuenti, competía por poseer el mejor tablón de la red social y en el año 2012 decidí abrirme un blog que todavía hoy mantengo abierto por el dulce recuerdo.(http://amanda-rinaa.blogspot.com/). En julio de 2018 mi hermana gemela Ángela me animó a que compartiese mis poemas en una cuenta de instagram y accedí pero bajo el pseudónimo de Demisletras, me causaba pavor exponerme de esa forma ante las personas conocidas. Con el tiempo y tras una aceptación más que positiva, decidí personalizar más la cuenta y mostrar mi identidad.

4º) ¿Cuál es tu aspiración en el mundo literario?

Sería maravilloso poder llegar a muchas personas con la poesía, ganar algún premio literario y realizar recitales, siempre leyendo cada vez más y puliendo mi propia voz poética. Mis aspiraciones son las que la vida me vaya permitiendo, al fin y al cabo adoro la poesía porque va conmigo a todas partes y lleva en mi vida desde muy niña. Es una forma de abrir los ojos por la mañana y de cerrarlos por la noche. Mi aspiración es poder disfrutarla y hacer disfrutar con ella a los demás todo lo que el ritmo vital me lo vaya permitiendo.

5º) ¿Qué importancia tienen para ti las redes sociales hoy en día par aun escritor?

Creo que las redes sociales son un impulso importante. Considero que son a la vez, negativas  y positivas. Lo primero porque existe una cantidad desbordante de material de baja calidad y lo segundo porque gracias al acceso de prácticamente cualquiera, abre posibilidades que de otra forma no se podrían costear.

6º) ¿Dónde encuentras tu inspiración?

Mentiría si dijese que invento lo que escribo, me baso en mis propias vivencias, como señalaba más arriba, la poesía me ha servido como terapia a lo lago de mi vida.

7º) ¿Cómo es tu mesa de trabajo?

Si te refieres a mesa de trabajo para escribir, no tengo un lugar fijo para ello. Para escribir siempre hay lugar. Llevo conmigo una libreta pequeña y las notas del móvil están a dirario presentes. Pero sí tengo una habitación en la que me gusta grabar vídeos y perfilar manuscritos. En ella tengo un escritorio negro que refleja y sobre este, unas cajas de madera que funcionan como estantes en los que tengo libros, cuadernos llenos de escritos, alguna foto, alguna planta, crema de manos por si se me resecan y un flexo antiguo de color crema y doraro. Me gusta que mi espacio represente mi personalidad, por ello en él está todo cuidado al detalle.

8º) ¿Quién es tu escritor favorito?

Actualmente admiro a Alejandra Pizarnik, la elijo por encima de Ángel González y Jaime Gil de Biedma. Para mí construye una esfera muy personal e íntima con la que vibro.

9º) ¿Cuál es tu soporte preferido a la hora de escribir? ¿Y de leer?

A la hora de escribir admito que me encanta escribir en papel, y curiosamente en portaminas mejor, me gusta el trazo fino que deja en la hoja. Pero es verdad que la practicidad de las teclas del portátil es innegable. Y para leer, rotundamente en libro, no me planteo ni siquiera el uso del libro electrónico.

10º) Y para terminar, cuéntanos un sueño…

Las veces que me han hecho esta pregunta no he sabido qué responder. Yo vivo soñando con los pies en la tierra y esa es una de las peores formas de hacerlo. Digamos que mi mente se debate entre el deber y el querer, como el resto de mortales supongo. Si tengo que elegir un sueño diré que anhelo tener una casita antigua en alguna aldea para leer mucho y escribir también en dicha proporción. Esto todo combinado con la educación que es mi profesión.

Raquel Diago

I Concurso de Creación 2021 Unizar

El pasado 30 de abril se entregaron los primeros “Premios de Creación 2021” organizados por el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza, en diferentes modalidad artísticas y literarias.

Fue un placer participar como jurado y entregar los premios de Poesía (modalidad D) a Valle Mozas Ubago, Celia Carrasco Gil y Oroel Diego Marcuello Gil por sus creaciones.

Enhorabuena a los premiados, a los participantes y sobre todo al consejo de estudiantes por la iniciativa que espero, se afiance con los años.

Entrevista a Víctor Frías

Víctor Frías es un escritor malagueño que tras publicar tres novelas, Entre acantilados ( 2003, editorial Jamais), El instinto (2015, Mundo minúsculo) y Los versos de la Medusa (Ediciones del Genal, 2016), hace un aincursión en el género lírico con su poemario Los seres transparentes editorial Azimut (Colección Pozos Dulces).

1º) ¿Quién es Víctor Frías? ¿Cómo te definirías?

Uf. Pregunta complicada. Creo que soy algo así como el ying y el yang; mitad emocional, mitad racional. Racionalizo y estructuro mucho todo lo que hago, pero de forma creativa y abierto a los cambios. Siempre estoy en constante aprendizaje, analizando mis propios errores y tratando de no cometerlos nuevamente.

2º) ¿Por qué escribes poesía?

Es un modo de expresión. Hay una idea o emoción que aparece y que da vueltas en mi cabeza, cobra forma y la traslado al papel. Luego hay un proceso en el que pulo el poema, los versos, las palabras, ritmo, rima, etc. pero la esencia del mensaje se mantiene siempre, la realidad de ese momento vivido, emoción o idea.

3º) ¿Quién es tu mayor fan?

Pues claramente mis padres, están ahí siempre, al pie del cañón, ayudando en todo lo que pueden. A su manera, hacen promoción, distribución y por supuesto me leen y comentamos los libros que escribo. Por otra parte, está mi esposa, aunque ella no entra en el concepto de fan, ella forma parte del proceso creativo y, siendo un apoyo incondicional, a la vez es mi mayor crítica, lo que me hace mejorar como escritor.

Aparte de ellos, hay un grupo de lectores que me siguen desde siempre, es imposible nombrarlos a todos, pero siempre están ahí y yo se lo agradezco enormemente.

4º) ¿Qué esperas conseguir con tu último libro? ¿Cuál fue tu objetivo al publicarlo?

Cuando uno publica su trabajo lo que intenta es compartirlo. Que sea leído y que cada lector lo haga suyo. Creo que esa es la razón de su existencia. Cuando termino un libro y tengo el manuscrito ahí, guardado en el cajón, tengo la sensación de que no he hecho nada, que el trabajo ha sido estéril. Por otra parte, al leerse, y que cada persona la haga suyo, la historia, los personajes, los poemas, crecen y se hacen más reales y amplios. Son útiles.

En el caso de Los seres transparentes quería dar visibilidad a todo aquello que pasamos por alto; personas, situaciones, actitudes, emociones… ponerlas sobre el papel era un modo de llamar la atención sobre ello y darles su importancia y su sitio en nuestras vidas.

5º) ¿Por qué elegiste editorial y no autoedición?

Lo que me interesa es el trabajo en equipo, alguien con quien compartes la confianza en un proyecto, en sus posibilidades y juntos hacerlo crecer. Creo que el escritor no puede hacerlo todo: escribir, corregir su propio texto, maquetar, diseñar portadas, negociar con distribuidores, hacer promoción… este mundo de los libros es muy amplio y no puedes hacerlo todo y hacerlo bien. Al elegir editorial en lugar de autoedición yo busco esa idea de proyecto común en el que todo un equipo de personas pone lo mejor de sí mismos para que salga adelante. No es solo una cuestión de poner el dinero para la producción del libro, hace falta mucho más. Desde este punto de vista puramente económico, lo mismo eres capaz de conseguir un margen de beneficio superior a lo que puedan pagarte por los derechos de autor. Pero ese es un punto de vista de actividad empresarial, no el de crear una obra literaria. Por otra parte, creo que puede haber un camino intermedio que aúne ambas cosas. Es cuestión de encontrar la editorial adecuada y el acuerdo que permita el equilibrio entre una cosa y la otra.

6º) ¿Cuáles son tus temas de inspiración?

Las emociones y la vida cotidiana. La experiencia vital.

7º) ¿Cómo es tu mesa de trabajo?

Pues es una mesita pequeñita en la que pongo el portátil y ahí escribo, en el salón de casa, mientras mi esposa ve la televisión o hace cualquier otra cosa. Me gusta estar con ella, no me sirve de nada aislarme. Puedo escribir escuchando la televisión, de hecho, lo que suelo hacer es poner música. Como ves, nada especial. No tengo ritos, ni manías, ni costumbres extrañas. Trato de armonizar mi trabajo de escritor con el resto de cosas importantes de la vida, como la familia, los amigos, el cine, los libros, la música…

8º) ¿Cuál es tu libro favorito? ¿Cuál nos recomiendas de cara al 23 de abril, día del libro?

Hablar de libros favoritos es casi tan difícil como definirse a uno mismo. Lo mismo se puede contestar a ambas cosas con esta pregunta. Últimamente, cuando hablo de libros que me han gustado viene a mi cabeza, La mujer loca, de Juan José Millás. No sé si puedo decir que es mi libro favorito, seguramente no lo sea, pero últimamente es el que me ha dejado más poso, por la forma de contar la historia, el modo en que dota de vida a las palabras a través de unos de sus personajes. En cuanto a libros que te marcan la vida, últimamente también viene a mi cabeza las narraciones extraordinarias de Edgar Alan Poe, porque fue uno de los primeros libros que leí y que probablemente condicionó mi forma de escribir en mi lado narrativo. En el lado de la poesía me quedo con Mario Benedetti y con muchos letristas de bandas de rock que me han influido muchísimo al escribir poesía.

9º) ¿Cuál es tu soporte preferido a la hora de escribir? ¿Y de leer?

Esto es un poco como lo de ser ying y yang que comentaba en la primera pregunta. Para escribir mi soporte es el ordenador, sin duda. Probablemente, si hubiera tenido que escribir en papel o máquina de escribir me hubiera costado más, por el simple hecho de ir corrigiendo erratas, cambios, etc. Sin embargo, para leer, me gusta más el soporte papel. No sé, la sensación es completamente distinta, parece que lees otra cosa.

10º) ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Estoy embarcado en un proyecto bastante complejo en el que las historias y los versos, los distintos libros están interconectados. Los que he escrito hasta ahora y los que están por publicarse. Lo próximo en publicarse debe ser mi nueva novela, que, si todo va bien, verá la luz antes de que acabe 2021. Tengo muchas ganas de verla publicada, mi trabajo ya está hecho, solo falta compartirla con los lectores y que la novela siga su propio camino.

Por otra parte, he terminado un nuevo poemario que también me gustaría publicar pronto. A ver qué permiten las circunstancias. Pero bueno, uno tiene que hacer el mejor trabajo posible y luego el tiempo y el público decidirán.

La publicación de un libro

Hoy se celebra el día del libro.

En este día son muchos los que adquieren un libro. Es curioso porque hay quien solo los compran el 23 de abril con toda la sana intención de leerlos pero tras la emoción del momento, estos libros terminan en una estantería durmiendo junto con los volúmenes del anterior día del libro.

Hay quien los compran por la portada (muchos lectores más de los que nos imaginamos) o porque el escritor es famoso y queremos su firma o bien porque es el libro del que todo el mundo habla y queremos dar la imagen de estar en la actualidad literaria.

Por supuesto, también está el público lector quien encuentra en esta afición la cura para su imaginación , sensibilidad y apuesta por la cultura. Pero este público, no compra especialmente este día, porque cuenta con los 364 días restantes.

En cualquier caso, todos los motivos son válidos. De ellos viven los editores, distribuidores, los libreros, las imprentas, las plataformas digitales.. y algo le llega al autor. Así es. Cuando se adquiere un libro, el autor suele quedarse con un 20% del PVP. En decir, unos 2€ de cada ejemplar aproximadamente. Esto significa que son unos pocos los autores que pueden vivir de la literatura.

Crear un libro es una tarea muy ardua. La describiría en dos fases: una primera fase interior en la que la imaginación brota del corazón y la mente del escritor quien va materializando el pensamiento en letras y palabras escritas, dando forma a esa idea que va tomando cuerpo poco a poco, no importa el género literario. Tras este ejercicio espiritual y solitario, viene la corrección, auténtico laberinto en donde a veces, hacemos miles de cambios y retoques para intentar lograr una obra que nunca es perfecta.

En cuanto termina esta fase interior, llega la fase exterior que resulta francamente difícil e impenitentemente importante: la fase de la publicación. En esta fase el libro debe buscar una editorial, un marido que quiera casarse, prometerle fidelidad y unos bienes gananciales. Pero llegan los rechazos, los ninguneos, las pegas, las editoriales que prometen publicar el libro pero a cambio de ingentes cantidades de dinero… y en este punto, hay que tomar decisiones. Esperar a ver si alguien lo acepta (si no eres famoso o influencer o si no tienen alguna publicación anterior, cuesta muchísimo) o bien optar por la autoedición, fórmula muy interesante donde el autor gestiona su obra. Esta forma de publicación va creciendo cada vez más ya que el éxito de las plataformas digitales hace que los libros se vendan en formato ebook evitando imprentas y distribuidores. Las ganancias por tanto, son mayores para el autor, aunque como puntos negativos hay que destacar que entonces el autor debe convertirse además en informático, editor y gestor de marketing, asuntos nada sencillos.

Por otro lado, la publicidad seria uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. En plena era de desarrollo digital y en una sociedad consumista, el tener un buen plan publicitario puede incrementar las ventas de un libro sea este bueno o no. Esta es la gran paradoja del panorama literario actual. He leído libros premiados por editoriales de prestigio que me han parecido bastante mediocres pero han vendido miles de ejemplares por haber obtenido esa distinción. Y a su vez, se les ha otorgado ese premio porque posiblemente, los gestores del mismo saben que premiar a un famoso o influencer, les va a generar una gran número de ventas.

Entonces ¿qué se puede hacer? Pues bien, el autor puede esperar a que la vida haga justicia y le sitúe en el sillón dorado al que cree pertenecer (algo que puede ser complicado) o bien, tiene la opción de luchar para ir consiguiendo pequeños logros que vayan sumando ciertos éxitos y con ello vaya alcanzando la fama.

¿Cómo lograrlo? Me refiero en primer lugar al método de publicidad más antiguo del mundo : el boca a boca. El recomendar directamente un libro a familiares, amigos y conocidos, funciona. Si además les gusta el libro y ellos lo transmiten a otros núcleos, bien con redes sociales, reseñas o de forma personal, el autor va avanzando y creando una lista de seguidores que se interesen por la siguiente publicación. Para ello, una buena presentación es un momento clave ya que quienes acuden, suelen adquirir el libro en ese momento y esto agiliza las ventas.

Otra fórmula es recurrir a la publicidad en redes sociales o pagando anuncios en las distintas plataformas. Existen book trailers, fotos, vídeos de recitales, encuentros y charlas en directo… todo vale para ir adquiriendo fama. Aunque a pesar de los “me gusta” no siempre llegan las ventas.

Por último, un buen currículum y el ganar algún premio literario siempre es una manera trabajada de adquirir prestigio y hacer que las editoriales se fijen en el autor. Si bien es cierto hay mucha competencia y es complicado convencer a todo un jurado de que tu manuscrito es el mejor.

Así pues, cuando leas un libro, disfrútalo, emociónate, siéntelo. Pero cuando no te guste, no lo desprecies tajantemente. Hay mucho trabajo detrás de la edición de ese maravilloso amigo que puede ser un libro y como dice Pérez Reverte: “Hasta el peor libro te enseñará algo”.

Edith Wharton: la escritora libre

“There are two ways of spreading light: to be the candle or the mirror that reflects it.”

Edith Wharton (1862-1937)

Edith Wharton ha pasado a la historia por su ironía y brillantez en sus novelas, sus artículos, poemas e incluso su autobiografía, por ser la primera escritora en recibir el prestigiosos premio Pulitzer en 1921 con la novela The age of innocence (La edad de la inocencia) (1920) que Scorsese llevó al cine, pero sobre todo por ser una mujer que pudo ejercer su libertad durante toda su vida.

Nacida en Nueva York (24 de enero de 1862) en el seno de una familia aristocrática, pasó su infancia y juventud viajando por Europa lo que alimentó su alma de viajes y espíritu aventurero, algo que se convertiría en su estilo de vida. Su entorno en la alta sociedad y su fortuna recibida de varias herencias, le permitió viajar por todo el mundo y fijar su residencia en Francia, donde murió en el 1837( St Brice-sous-Fôret). Visitó varios países como Reino Unido, Italia y España donde hizo el camino de Santiago y quedó fascinada ante el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela.

Comenzó a escribir desde una edad muy temprana. De hecho su facilidad para contar historias la demostró cuando de pequeña abría un libro e improvisaba un relato para su familia, el cual no se hallaba escrito. Sin embargo, sus padres no apoyaban su vocación, de forma que su primer poema publicado a la edad de 15 años y que fue una traducción de un poema inglés por el que recibió una cantidad de dinero (“What the stones tell“) fue firmado bajo el nombre de un amigo de su padre (E.A. Washburn) pues no consideraban apropiado que su apellido apareciera en una publicación. A pesar de ello, Edith siguió leyendo y formándose y convirtió su deseo en realidad al independizarse.

Se casó y divorció tras un matrimonio en el que sufrió las infidelidades de su marido que le afectaron hasta el punto que tuvo que acudir a una casa de reposo. Pero a partir de ahí, escribió lo que quiso, como quiso y vivió a su manera. De hecho ironizaba sobre la alta sociedad de la que formaba parte. Edith decía que no vivía de la literatura sino de su posición social, lo que le permitía publicar sus obras y compartir sus pensamientos sobre el matrimonio y la maternidad, ideas muy modernas que contrastaban con su falta de apoyo al sufragio femenino y los grupos feministas de la época. En este sentido su contradicción nos lleva a relacionarla con Victoria Kent, (Málaga 1891- Nueva York 1987) primera mujer en colegiarse en el Colegio de Abogados de Madrid en 1925 y primera mujer abogada en un tribunal militar y feminista opuesta también al voto femenino.

Su espíritu libre y compromiso social se manifestó durante la Primera Guerra Mundial donde apoyó y ayudé a la Cruz Roja y a los más desprotegidos trabajando por ellos y por la cultura. De hecho, debido a su posición, logró permiso para llevar ayuda a las primeras líneas de guerra e inspirada por la experiencia, escribió varios artículos en el ensayo Fighting France: From Dunkerque to Belfort (1915).

Una vez establecida en París, su casa fue un centro de tertulias frecuentada por grandes artistas de la época con los que trabó amistad como Henry James, Cocteau, Hemingway o Sinclair Lewis, siendo Henry James de quien fue discípula y con quien mantuvo una fructífera amistad que influyó en su carrera literaria. Pero no solo se relacionaba con escritores, también lo hacía con pintores e incluso políticos como Roosvelt.

Escribió más de 40 libros entre obras de ficción y no ficción sobre viajes, decoración, relatos, sobresaliendo sus historias y reflexiones irónicas y modernas sobre la vida cotidiana, la lucha de la mujer y el oficio de escribir. Su obra The Writing of Fiction resulta muy reveladora en este sentido. Publicado por entregas entre 1924 y 1925, en él da las claves para narrar un cuento, crear unos personajes y organizar una novela.

Fue la primera mujer nombrada Doctor Honoris causa por la Universidad de Yale, miembro de la Academia Americana de las Artes y las Letras (1926) y del Instituto Nacional de las Artes y las Letras siendo la primera mujer en obtener la medalla de oro por esta distinción.

En sus obras reina la brillantez de una ironía que vertía en la sociedad del época utilizando un vocabulario apropiado de este nivel social y mostrando muchas veces la ignorancia de esa clase así como sus costumbres y convencionalismos. También destaca la caracterización psicológica de los personajes en coherencia con su forma de actuar en las novelas.

De su bibliografía destacan: The house of Mirth (1925) , Ethan Frome (1911), The age of innocence (1920), The Ghost Stories. En Poesía donde adoraba a Walt Whitman, destacan: Artemis to Actaeon and Other Verse (1909), Twelve Poems (1926).

Su última obra inconclusa fue The buccaneers, publicada en 1938. Más tarde, en 1993 Marion Mainwaring la terminó con las notas de la autora.

Fue nominada al Premio Nobel de Literatura. Varias de sus obras han sido llevadas al cine y la televisión.

Tu rincón favorito de lectura

Biblioteca de Suances (Cantabria)

Hace poco os preguntaba sobre vuestras preferencias sobre el formato que preferís a la hora de leer. Pues bien, hoy hablamos de tu rincón de lectura preferido.

Audio disponible

Qué duda cabe de que todos relacionamos leer con ese momento fantástico de relax, de calma, donde poder dejar volar nuestra imaginación. Siempre tomando la premisa de quienes leemos por pasión, no por obligación

Y seguro que todos tenemos un rincón especial en casa donde nos sentimos especialmente cómodos como si fuese nuestro lugar en el mundo, nuestro refugio, nuestra burbuja.

¿Te has parado a pensar cuál es tu lugar y por qué te gusta? Déjame que lo adivine.

¿Es en el sofá? ¿En la mesa de estudio? ¿En un sillón cómodo? ¿En una biblioteca? ¿Sobre una mesa? ¿Sobre un atril? ¿En la cama? ¿En el suelo rodeado de cojines?

En cualquier caso, no viene mal tener algunas cosillas en cuenta si pasas más de una hora leyendo.

En principio, deberías de buscar un lugar tranquilo y cómodo pero vigilando la postura. Muchos problemas de espalda se producen por las malas posturas que adquirimos al sentarnos, trabajar con el ordenador o leer.

Por supuesto, busca un lugar bien iluminado. La vista sufre mucho cuando la forzamos porque hay poca luz. Y aunque utilices un eBook con luz, es recomendable que haya otro punto iluminado en la habitación.

La calma es otro punto interesante. Hay quien necesita silencio absoluto. A veces, buscamos un ruido similar al de la naturaleza (ruido de una fuente, el sonido de las olas de mar, los trinos de pájaros…etc). Otra opción es la música de fondo que siempre ayuda a crear ambiente. En cualquier caso, es importantísimo elegir lo que te haga sentir bien. Cada persona es un mundo a la hora de concentrarse.

Por último, cuida ese lugar y mantenlo limpio y ventilado. Una idea es dejar tu libro o eBook a la vista y decorar el espacio con colores , fotos, acuarelas, cojines u objetos que prefieras. Ese lugar es tu lugar mágico.

Si ya lo tienes, guarda ese lugar especial en tu mente y cuando estés estresado o agobiado, vuela a él siempre que puedas para sentir su paz y su magia. Leer en un buen sitio hará que tu experiencia de lectura sea mucho más intensa.

¿Y tú, dónde prefieres leer? Me encantaría escucharte. Si quieres, coméntalo en el blog.

Larga vida a la literatura.

Miguel Hernández: sensibilidad poética

Que como el sol sea mi verso,

más grande y dulce cuanto más viejo.

Miguel Hernández (Orihuela 1910- Alicante 1942) es uno de los grandes poetas del SXX y me atrevo a decir del SXXI dado que su voz y su sensibilidad, pervive como un eco en nuestra literatura.

Quizás sus brillantes imágenes, la musicalidad y cadencia de sus delicadas palabras siempre bien escogidas e impecablemente redactadas, se ha podido ver eclipsado por grandes autores de su época como el maravilloso Federico García Lorca.

A pesar de su corta vida, y de no poseer estudios universitarios, su obra pasa por distintas etapas cultivando su instinto lírico a través de la lectura de grandes autores clásicos, románticos y contemporáneos y uniéndolos a su especial visión del paisaje de su tierra levantina y la terrible época que le tocó vivir.

Se le considera un autor de la Generación del 36 aunque también puede ser del 27 por su estilo, sus imágenes poéticas y sus contactos, entre ellos, Cossío, Neruda, Vicente Aleixandre o Ramón Sijé.

Entre sus obras, de las cuales se conservan cuadernillos de creación con palabras tachadas para mejorar sus versiones, destacan Perito en lunas (1933), El rayo que no cesa (1936),Viento del pueblo (1937), Cancionero y romancero de ausencias (1938), El hombre acecha (1937), Nanas de la cebolla (1939), Elegía (1910-1942).

También posee obras teatrales y numerosos versos sueltos incluidos en varias antologías.

En sus composiciones reina la fuerza expresiva de la mano de una sensibilidad exquisita. Su luz es “el rayo que no cesa”. Murió con los ojos abiertos, en una cárcel oscura, en un lugar de tinieblas. Pero sus espléndidos versos son aliento, resplandor e inspiración.

En el poema que a continuación reproduzco, no puede haber imagen más bella que la del toro enamorado persiguiendo a su amada como un capote. En este soneto la imagen del toro, el corazón desmesurado, la lengua, el cuello, la espada son imágenes del cuerpo atrapado en una danza taurina, burlado por la mujer cuya pasión estima y a quien ella domina en ese juego amoroso y apasionado del enamoramiento. El efecto del sentido es certero así como la imagen de la tauromaquia donde sabe, antes de empezar su duelo cuál es su destino aunque lo batalle.

Como el toro he nacido para el luto
y el dolor, como el toro estoy marcado
por un hierro infernal en el costado
y por varón en la ingle con un fruto.

Como el toro lo encuentra diminuto
todo mi corazón desmesurado,
y del rostro del beso enamorado,
como el toro a tu amor se lo disputo.

Como el toro me crezco en el castigo,
la lengua en corazón tengo bañada
y llevo al cuello un vendaval sonoro.

Como el toro te sigo y te persigo,
y dejas mi deseo en una espada,
como el toro burlado, como el toro.

Miguel Hernández

José Luis Hidalgo, poeta existencial

José Luis Hidalgo, poeta existencial

José Luis Hidalgo es un poeta poco conocido pero muy intenso. Nació en Cantabria en 1919 y murió en Madrid, 1947 con solo 27 años durante la posguerra. Además de escritor, fue pintor y profesor de bellas artes en Santander donde se le recuerda con una estatua.

Se le conoce por ser miembro de la Quinta del 42. Quizás por su contacto con la guerra y su oficio, en un momento dado, de censar muertos, su obra es desgarradora y oscura pero a la vez sensible y bella especialmente en sus poemas Pseudopoesías (1936) Las luces asesinadas y otros poemas (1938). Además publicó Los muertos (1947), Raíz (1944) y Los animales (1945).

Os dejo este poema del mes de marzo:

Atardecer de marzo. José Luis Hidalgo

Atardecer de marzo
en la mar cenicienta.
El crepúsculo, lejos.
ya no se ve, se sueña.

Atardecer de marzo,
tú estás aquí, tan cierta
como esta dicha de ahora
que me da tu presencia.

Dame tu mano, inclina
sobre mí tu cabeza
y calla, no me rompas
este paisaje y esta
ternura que se alza
desde ti y se me adentra
por el cuerpo y el alma…
Mírame, piensa y deja
todo así como está
sin besarme siquiera:
el cielo alto y sereno
que sobre el mar se espeja,
en el aire parado
la gaviota que vuela,
y bajo nuestros pies
éste poco de tierra…

Dame tu mano, inclina
sobre mí tu cabeza.
Todo así como está
sin besarme siquiera…

Rafalé Guadalmedina

Relatos empolvados e infames bocachancladas en el filo entre la gloria y la vergüenza ajena.

Literatura de Japón

Tu portal de lectura asiática y mucho más.

RebecaVV

Blog literario

RelatoCorto

Blog Fiction

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora